St John XXIII Catholic Parish Church in Miramar, FL USA

Meditation of the Week

 

March 3, 2019

LENT WILL START THIS WEDNESDAY, ASH WEDNESDAY

Each year, we follow the liturgical cycle that leads us to celebrate the Mystery of our Salvation. We meditate on and celebrate each step of the life and ministry of our Lord Jesus. So, the Liturgy helps us to go deeper in the knowledge of our Savior and appreciate more and more who we are as his brothers and sisters.
 
This Wednesday we will enter again into the beautiful and holy Season of Lent, to prepare ourselves to the celebration of the great event of our salvation: THE PASCHAL MYSTERY. This Holy Season of Lent runs from Ash Wednesday to the Mass of the Lord’s Super. Forty days, like the forty days our Lord spend in the desert preparing for his Mission; forty days like the forty years the people of Israel journeyed from slavery to the promised land. Lent is a time of intense exercise of prayer and fasting, charity and penance; all are called to conversion.
 
Both fasting and prayer are necessary to help us give up our sinfulness and grow in holiness. We are all urged to increase our time of prayer: personal prayer in the morning and in the night; prayer together as family, couple, parents with the children. More participation in the daily Mass whenever possible; we also have the Rosary and Chaplet of the Divine Mercy. Each Friday of Lent, we will have the Stations of the Cross in our Church at 3pm. We are very blessed to have the Blessed Sacrament of the Holy Eucharist exposed everyday from Monday to Friday: that is an excellent opportunity to come and spend some time with the Lord. Let us also read more the Word of God; we can do so straight from the Bible as we can also follow ‘Daily Readings’ from the USCCB on our phone or computer. “Pray that you may not enter into temptation” (Luke 22: 40).
 
How about fasting? ‘It could be a good exercise for me to lose weight!’ But this is a spiritual exercise. One of the prefaces of Lent gives us the insight: “You have given your children a sacred time for the renewing and purifying of their hearts, that, freed from disordered affections, they may so deal with the things of this passing world as to hold rather to the things that eternally endure”. In this land of abundance. Fasting helps us appreciate what we have, who produce it and also make us think of those who are in need, those who go hungry and thirsty, those who have no access to medical care or who cannot afford it; fasting is one of the best ways to correct those ‘disordered affections. “But take heed to yourselves lest your hearts be weighed down with dissipation and drunkenness and cares of this life, and that day come upon you suddenly like a snare”. (Luke 21:34). Each one of us can ask oneself the following questions: where do I need to change? Am I honest with other? Do I say offensive words? How is my sexuality? How do I carry out my duties? How do I treat my family? How is my prayer life? What do I need to change? There are many people who are trapped into pornography, drugs and gambling. But Jesus is merciful and forgives any repenting sinner.
 
The Church in her wisdom encourages us to follow carefully the teachings of our Lord. Prayer and fasting have to go hand in hand with works of charity and mercy. Prayer alone without love of our neighbor would not be enough. When we say ‘Our Father’, we are reminded that God is the Father of all of us, with our varied skin colors, races, classes and situations. Just before his Passion, Jesus gave us his new commandment: ‘Love one another as I have loved you’ (Jn 13: 34).
 
May our Lenten Season be fruitful in good works and holiness.
 
Father Ernest

 

3 de Marzo 2019

LA CUARESMA EMPEZARÁ ESTE MIÉRCOLES, MIÉRCOLES DE CENIZAS

Cada año, seguimos el ciclo litúrgico que nos lleva a celebrar el Misterio de nuestra Salvación. Nostros meditamos y celebramos cada paso de la vida y del ministerio de nuestro Señor Jesús. Entonces, la liturgia nos ayuda a profundizar en el conocimiento de nuestro Salvador y a apreciar cada vez más quiénes somos como sus hermanos y hermanas.

Este miércoles volveremos a entrar en esta santa y bella temporada de Cuaresma, para prepararnos para la celebración del gran evento de nuestra salvación: EL MISTERIO PASCUAL. Esta temporada santa de Cuaresma empieza este Miércoles de Ceniza hasta el Jueves Santo de la Cena del Señor. Cuarenta días, como los cuarenta días que nuestro Señor pasó en el desierto preparándose para su Misión; cuarenta días como los cuarenta años, que el pueblo de Israel viajó de la esclavitud a la tierra prometida. La Cuaresma es un tiempo de un profundo ejercicio de oración y ayuno, caridad y penitencia; Todos somos llamados a la conversión.

Tanto el ayuno como la oración son necesarios para ayudarnos a abandonar nuestros pecados y crecer en santidad. Todos estamos llamados a aumentar nuestro tiempo de oración: oración personal por la mañana y por la noche; oración juntos como familia, pareja, padres con los niños; participar mas en la Misa de la semana cuando es posible; También tenemos el Rosario y la Coronilla de la Divina Misericordia. Todos los Viernes durante la Cuaresma; tenemos el Via Crucis en nuestra parroquia a las 3 de la tarde. Somos muy afortunados de tener el Santísimo Sacramento expuesto todos los días de Lunes a Viernes; es una excelente oportunidad para venir y pasar un rato con el Señor. Leamos también más la Palabra de Dios, podemos hacerlo directamente de la Biblia, ya que también podemos seguir " las lecturas diarias" de la USCCB (Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos) en nuestro teléfono o computadora. “Oren para que no caigan en tentación” (Lucas 22: 40).

¿Qué tal del ayuno? "¡Podría ser un buen ejercicio para bajar de peso!" Pero este es un ejercicio espiritual. Uno de los prefacios de la Cuaresma nos da el entendimiento es:
“Porque misericordiosamente estableciste este tiempo especial de gracia para que tus hijos busquen de nuevo la pureza del corazón y así, libres de todo afecto desordenado, de tal manera se apliquen a las realidades transitorias, que más bien pongan su corazón en las que duran para siempre.”

En esta tierra de abundancia, el ayuno nos lleva apreciar lo que tenemos, en quiénes lo producen y también nos hace pensar en los necesitados, los que tienen hambre y sed, los que no tienen acceso a la asistencia médica o que no pueden pagarlos; el ayuno es una de las mejores maneras de corregir esos afectos desordenados. "Cuíden que no se emboten sus corazones por el libertinage, por la embriaguez y por la preocupaciones de la vida y venga aquel Dia de improviso sobre ustedes" (Lucas 21:34).
Cada uno de nosotros puede hacerse las siguientes preguntas: ¿dónde debo cambiar? ¿Soy honesto con los demás? ¿Digo palabras ofensivas? ¿Cómo es mi sexualidad? ¿Cómo llevo a cabo mis tareas? ¿Cómo trato a mi familia? ¿Cómo es mi vida de oración? ¿Qué necesito cambiar? Hay muchas personas que están atrapadas en la pornografía, las drogas y el juego. Pero Jesús es misericordioso y perdona a cualquier pecador arrepentido.

La Iglesia en su sabiduría nos anima a seguir cuidadosamente las enseñanzas de nuestro Señor. La oración y el ayuno deben ir de mano en mano con obras de caridad y misericordia. La oración sola sin el amor de nuestro prójimo no sería suficiente. Cuando decimos "Padre Nuestro", se nos recuerda que Dios es el Padre de todos nosotros, con nuestros diferentes colores de piel, razas, clases y situaciones. Justo antes de su pasión, Jesús nos dio un nuevo mandamiento:
“Amense unos a otros como yo los he amado.” (Jn 13, 34).

Que nuestra temporada de Cuaresma sea fructífera en buenas obras y santidad.

Padre Ernest


See other meditations(Ver otras meditaciones):


 
 
 
 

 

Listen Today's Reading

Catechism of the Catholic Church